La pesca es un deporte apasionante y en especial en los lagos y ríos del sur argentino. Pero para poder disfrutar de unas inolvidables jornadas de pesca en Bariloche y sus alrededores existen detalles para tener en cuenta.

Bariloche es un lugar ideal para la pesca. Además del majestuoso lago Nahuel Huapi, prácticamente todos los ríos se interconectan con profundos lagos que permiten la proliferación de valiosas especies ícticas. Pero para encontrar el sitio ideal de acuerdo a lo que cada uno quiera pescar y con la técnica que desee utilizar, nada mejor que contar con la ayuda de expertos guías de pesca.

Según Alejandro Leutger, guía profesional de pesca,

“para quienes recién se inician en este deporte, es aconsejable el río Pichileufu para pescar con mosca (fly casting) en la modalidad de badeo que se realiza desde la costa, porque pescar en otros ríos más grandes como el Limay resulta mucho más difícil para un principiante. En los lagos se utiliza más el spinning (cucharita) que es la técnica con la cual la mayoría comienza a pescar. Pero la técnica preferida es el “fly casting” porque es la más divertida”.

En esta zona se encuentran cuatro especies de salmónidos introducidos a principios de siglo. Estas son: la trucha arco iris, la trucha marrón, la trucha de arroyo y el salmón encerrado que “está bastante restringido en el río Traful, pero que es posible encontrarlo en el río Limay”. En el lago Nahuel Huapi habitan, además, especies autóctonas propias del lugar, como las percas que son similares a las corvinas, los pejerreyes, el puyén chico y el puyén grande. Estos dos últimos no se pescan por ser el primero muy pequeño (mide unos 10 cm) y el segundo porque habita a 30 metros de profundidad.